Cómo limpiar un sofá de piel

Limpiar un sofá de piel puede parecer una tarea desafiante, pero con los cuidados adecuados, es posible mantenerlo en perfecto estado y disfrutar de su elegancia duradera. La piel, al ser un material natural, requiere un enfoque delicado para conservar su suavidad y brillo con el paso del tiempo.

Para comenzar, es esencial aspirar el sofá de piel para eliminar cualquier suciedad superficial y partículas que puedan haberse acumulado. Utiliza un accesorio de cepillo suave para evitar arañazos y asegúrate de llegar a las grietas y pliegues donde la suciedad podría esconderse.


La siguiente fase implica la preparación de una solución de limpieza suave y eficaz. Mezcla agua tibia con unas gotas de jabón neutro o un limpiador específico para piel. Es importante probar la solución en una pequeña área discreta antes de aplicarla al sofá completo para asegurarse de que no cause decoloración o daño.


Con la solución lista, sumerge un paño suave en ella y exprime el exceso de líquido. Limpia el sofá de piel con movimientos suaves y circulares, prestando especial atención a las manchas o áreas más sucias. Evita frotar con fuerza para no dañar la superficie de la piel.

Después de limpiar, seca el sofá con un paño limpio y seco. No permitas que la piel quede húmeda por mucho tiempo, ya que podría causar daños. Si encuentras manchas difíciles, es recomendable consultar las instrucciones del fabricante del sofá o buscar la ayuda de un profesional en Valencia para evitar daños irreversibles.


Para mantener la piel en óptimas condiciones, aplica un acondicionador de cuero después de la limpieza. Esto ayudará a restaurar los aceites naturales de la piel y a prevenir la sequedad y las grietas.

En resumen, la limpieza de un sofá de piel requiere paciencia y cuidado. Al seguir estos pasos y realizar limpiezas regulares, podrás disfrutar de la belleza de tu sofá de piel durante muchos años, manteniendo su apariencia elegante y su tacto suave.

Scroll al inicio